• Soluciones
  • Industrias
  • Casos de éxito
  • Desarrolladores
  • Cumplimiento
  • Recursos
  • PRUEBA UNA DEMO →

Onboarding Digital

> Guía de compra

Onboarding Digital

> Guía de compra

Onboarding Digital

> Guía de compra

Onboarding Digital

> Guía de compra

Onboarding Digital

> Guía de compra

¿Qué es AML o Anti Money Laundering?

Índice de contenidos

Las siglas AML provienen del término en inglés: Anti Money Laundering, que en español significa anti lavado o blanqueo de capitales y se refiere a las prácticas ilegales utilizadas para ocultar o disfrazar el origen del dinero obtenido de manera ilícita, con el fin de hacerlo parecer que proviene de fuentes legítimas. 

Las leyes de AML o blanqueo de capitales son un conjunto de regulaciones diseñadas para prevenir y detectar este tipo de actividades ilegales, y castigar a quienes las llevan a cabo. El objetivo principal de estas normas es proteger la integridad del sistema financiero y evitar que los delincuentes lo utilicen para blanquear dinero.

Según estima el FMI (Fondo Monetario Internacional), la cantidad de dinero blanqueado en todo el mundo en un año es aproximadamente el 5% del PIB mundial, es decir, entre 800.000 y 2 billones de dólares.

El blanqueo de capitales es un delito grave en muchos países y suele involucrar actividades como el contrabando, la venta ilegal de armas, la malversación de fondos, el uso de información privilegiada, los sobornos, fraudes informáticos… 

¿En qué consiste la normativa AML?

Las normativas de AML exigen a las instituciones financieras y otras empresas que apliquen determinadas medidas para detectar y prevenir el blanqueo de capitales, como mantener registros de las transacciones financieras y notificar las actividades sospechosas a las autoridades competentes. Estas normativas están diseñadas para proteger el sistema financiero de los abusos y ayudar a los organismos encargados de hacer cumplir la ley a investigar y perseguir los casos fraudulentos.

Algunas de las medidas AML que deben implantar las empresas son:

  • Identificación y verificación del cliente o KYC: identificar y verificar la identidad de sus clientes, así como la de sus beneficiarios efectivos, con el fin de detectar y prevenir las actividades de blanqueo de capitales.
  • Seguimiento y notificación de las transacciones: supervisar las transacciones de sus clientes para detectar actividades sospechosas e informar de cualquier transacción sospechosa a las autoridades competentes.
  • Evaluación y gestión de riesgos: evaluar y gestionar los riesgos asociados al blanqueo de capitales, incluidos los riesgos asociados a sus productos, servicios, clientes y ubicaciones geográficas.
  • Formación y educación de los empleados: proporcionar a sus empleados formación y educación sobre el cumplimiento de la normativa de lucha contra el blanqueo de capitales, incluida la forma de identificar y notificar actividades sospechosas.

¿Quién dicta las normativas de AML?

A nivel internacional, es el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) de la OCDE quien establece una serie de requisitos que influyen a casi todos los países, territorios y jurisdicciones del mundo.

Sin embargo, los marcos regulatorios varían sensiblemente según la jurisdicción. En España, por ejemplo, se deben seguir las directrices establecidas por el Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias. En Estados Unidos, el organismo encargado es la Red de Represión de Delitos Financieros (FinCEN), la Autoridad de Conducta Financiera (FCA) en el Reino Unido o el Centro de Análisis de Transacciones e Informes Financieros (FINTRAC) en Canadá. 

Estos organismos están facultados para imponer multas, sanciones y otras penas a las instituciones financieras que incumplan la normativa de lucha contra el blanqueo de capitales.

¿Cómo cumplir con la regulación?

Muchas organizaciones carecen de procesos o tecnología suficientemente madura como para poder hacer frente a todos los requerimientos y normativas de lucha contra el blanqueo de capitales por sí solas. 

Es importante contar con proveedores externos de confianza que aseguren el cumplimiento de la regulación y evitar posibles sanciones por inconformidades. 

La verificación de la identidad o know your customer (KYC) de los clientes es un requisito indispensable para cumplir con las regulaciones de blanqueo de capitales. Veridas ofrece una solución de alta de clientes conforme a la normativa de AML gracias a nuestra solución de video-identificación y dashboard de visualización. 

¿Qué beneficios tienen los sistemas de AML?

Más allá de la obligación moral de luchar contra actividades ilícitas, los sistema de AML permiten a las empresas:

  • Proteger la reputación de su marca y el valor de sus accionistas.
  • Evitar las órdenes de consentimiento, así como las sanciones civiles y penales que podrían imponerse por incumplimiento o negligencia. 
  • Reducción de los costes relacionados con las multas, los costes de los empleados y de las tecnologías de la información, y el capital reservado para la exposición al riesgo.
  • Mejora de la experiencia de usuario de sus clientes gracias a tecnologías basadas en Inteligencia Artificial que permiten operar online de manera cómoda y segura. 

¿Qué diferencia hay entre AML y KYC?

El know your customer (KYC) es un requisito dentro de las regulaciones de AML o blanqueo de capitales. El KYC se centra en todas las técnicas dedicadas a conocer toda la información disponible acerca de los clientes, mientras que el AML engloba más normativas relacionadas con la actividad del dinero y su recorrido. 

Los procesos de verificación de identidad o KYC permiten a las empresas asentar una base sólida y fiable de clientes para prevenir el fraude desde el principio, facilitando el cumplimiento de las normativas de la lucha contra el blanqueo de capitales. 

Descarga el caso de éxito
Compartir

Suscríbete a nuestra newsletter

PRUEBA UNA DEMO →

Translate this website